FPconTIC

"Como incorporar las TIC en los talleres de Formación Profesional"

martes, 8 de diciembre de 2009

VirtualBox - Máquinas Virtuales

VirtualBox 3 (http://www.virtualbox.org) es un software gratuito ofrecido por Sun Microsystems que permite crear y utilizar máquinas virtuales en un equipo Windows, Linux, Mac, etc. Al instalar este programa en nuestro ordenador se puede disponer de una o varias pestañas o ventanas en cada una de las cuales podemos instalar un sistema operativo distinto e independiente. El equipo donde se instala se llama “máquina física” y su sistema operativo recibe el nombre de “sistema host o anfitrión“. Cada una de las ventanas creadas en VirtualBox se denomina “máquina virtual” y su sistema operativo se llama “sistema guest o huésped“.

Gracias al software de virtualización aunque tengamos instalado un sistema operativo en el equipo, podemos experimentar o utilizar otros sistemas salvaguardando la configuración y estabilidad del sistema anfitrión y sin necesidad de montar arranques duales en distintas particiones.
Las características más destacadas de VirtualBox son:
  • Sistemas operativos host. VirtualBox es software que se puede instalar en equipos Windows XP - Server 2003 - Vista - Server 2008 -7, Apple Mac Os X, Debian, Fedora, Gentoo, Redhat, SUSE 9-10-11, Ubuntu 6-7-8-9, Madriva 2007-2008-2009, Solaris, etc.
  • Sistemas operativos guest. Permite la creación de máquinas virtuales de multitud de sistemas operativos: Windows 3.x - 95 - 98 - Me - NT 4.0 - 2000 - XP - Server 2003 - Vista - Server 2008 - 7, Linux 2.4, Linux 2.6, Debian, SUSE, Fedora, Gentoo, Mandriva, RedHat, Ubuntu, etc.
  • Dispositivos virtuales. La máquina virtual dispone de elementos que emulan con detalle el hardware físico: procesador, memoria, disco duro, tarjeta gráfica, conectores USB, tarjeta de audio, etc. Al crear una máquina virtual se pueden definir todas sus propiedades de “hardware”. Por ejemplo: el tamaño de memoria RAM o del disco duro, o bien el número de discos duros o de unidades de CD/DVD. Al arrancar por primera vez será necesario insertar el CD habitual para la instalación del sistema operativo correspondiente y seguir los pasos del asistente hasta completar su instalación.
  • Limitaciones de la máquina física. Cuando se arranca una máquina virtual, ésta bloquea y utiliza en régimen de monopolio una cantidad de memoria RAM definida por el usuario en su configuración. Conviene utilizar los valores sugeridos por defecto o superiores para cada sistema huésped para evitar funcionamientos lentos. Por ejemplo para Ubuntu: 384 MB. La memoria ocupada se restará a la memoria RAM disponible por el equipo físico o por cualquier otra máquina virtual. Se liberará cuando se apague la máquina virtual. Asimismo el disco duro virtual ocupa un espacio en el disco duro físico. Por todo ello conviene disponer en el equipo de bastante memoria RAM y disco duro. Aunque depende del tipo y versión del sistema huésped, a título orientativo, se podría estimar como necesario para cada máquina virtual entre 256-512 MB de memoria RAM y entre 6-8 GB de disco duro.
  • Intranet virtual. Si el equipo dispone de recursos suficientes (RAM y disco duro), se pueden desplegar y utilizar varias máquinas virtuales a la vez. Todas ellas se comunicarán entre sí y éstas con las máquinas físicas de la intranet real a través del adaptador de red. En la configuración de las propiedades de la máquina virtual si se define NAT como tipo del adaptador de red, entonces formará una subred con el resto de máquinas virtuales abiertas en ese momento pero no será accesible desde ningún equipo exterior. Para que esto sea posible será necesario definir Bridged como tipo de adaptador de red.
  • Emulación. El sistema operativo “huésped” funciona dentro de la ventana de VirtualBox como si realmente estuviese instalado en una máquina física. Desde cualquier equipo de la intranet se podrá acceder a los recursos y servicios ofrecidos en ese sistema huésped. Y esto se hace de forma totalmente transparente ya que el usuario en ningún momento tiene constancia de si se trata de un sistema real o virtual.
  • Pantalla completa. Mediante la combinación de teclas por defecto Ctrl Derecha + F se puede activar o desactivar el modo pantalla completa de una máquina virtual. Esta acción podría simular que el sistema huésped es el que realmente tenemos instalado en la máquina física ya que no se muestran los bordes de la ventana donde se ejecuta.
  • Portabilidad. Toda la información que utiliza VirtualBox para desplegar una máquina virtual se guarda en un archivo XML de configuración y en otro archivo más grande de extensión *.VDI que contiene su disco duro. Esto facilita la exportación/importación de máquinas virtuales a/desde otros equipos que también tengan instalado el programa VirtualBox.
  • Copias de seguridad. La copia periódica de los archivos de una máquina virtual a discos duros externos permiten fácilmente realizar backups o copias de seguridad de sistemas en producción. Esto es especialmente útil para restaurar servicios y datos en caso de catástrofes como la rotura del disco duro o la pérdida accidental de archivos.
  • Rendimiento. En equipos con un procesador Intel Core o similar, con memoria RAM y disco duro suficientes, el rendimiento de una máquina virtual es bastante bueno. Se puede montar el servidor del centro sobre una máquina virtual aprovechando las prestaciones citadas de portabilidad y copias de seguridad.
  • Unidades de disco. La máquina virtual admite leer de la unidad física de CD/DVD. Otra posibilidad es acceder a una imagen ISO de CD/DVD almacenada en el equipo y que se asocia a la unidad virtual de CD/DVD en la configuración de propiedades de esa máquina virtual. También reconoce la conexión de unidades de disco USB cuando la máquina virtual tiene el foco del sistema.
  • Paquete ‘Guest Additions’. Una vez concluída la instalación del sistema operativo se recomienda instalar dentro del huésped el paquete adicional “Guest Additions”. Con ello se consiguen mejoras interesantes que optimizan la comunicación entre la máquina física y virtual: funcionamiento del ratón dentro y fuera de la ventana de la máquina virtual, la resolución de la tarjeta gráfica en el sistema huésped, carpetas compartidas entre huésped y anfitrión, portapapeles compartido para las tareas de copiar y pegar entre uno y otro, sincronización de fecha y hora desde el anfitrión al huésped, etc.
Existen otros programas de virtualización como VMware , VirtualPC o QEMU. VirtualBox no ofrece todas las posibilidades profesionales de versiones comerciales como VMware pero es gratuito, sus prestaciones son interesantes, suficientes en muchos casos, funciona bien, dispone de una ayuda traducida al castellano y su interfaz resulta bastante amigable.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada